Seguidores

viernes, 26 de noviembre de 2010

LA HISTORIA DEL HOMBRE SIN ENCANTO (FINAL)

6:30 de la mañana, hora perfecta para salir al trabajo. Miro a mi alrededor, todo perfecto, con excepción de un ligero desorden. No hay problema, de seguro mi amada novia lo limpia, es tan atenta, y hoy particularmente se ve  hermosa, la abstinencia le da ese maravilloso rubor. Apenas se despierta, se prenda de mi cuello como nunca lo había hecho en su vida. "Qué maravilloso fue ayer", me dice, sin duda que la llevé al cine y después fuimos a misa.
Me besa constantemente la mejilla, pero le digo que tengo que volver a trabajar. Me visto, usando un traje negro, de sastre; le doy mis oraciones a Dios, para que me permita embargar una o dos propiedades. Tomo el carro y me dirijo al trabajo, llegando pronto, pues afortunadamente no hay mucho tráfico. Cuando bajo, ahí está ese horrible hombre, le digo que se consiga un trabajo, pero él tan sólo me agradece por mi gentileza de ayer, de seguro le propiné un valioso consejo sobre ser útil a la sociedad, mas  noto esa mirada en sus ojos, muy parecida a la que mi amada novia me ofreció, una mirada expectante. ¿Qué pasó ayer?
Cuando llego al trabajo, la música está insoportablemente alta, y para variar es su ruidoso rock, esa espantosa composición de Satán ; les digo que le bajen pero ellos me prepararon una sorpresa, todos juntaron para regalarme un saco hermosísimo, por mi generosidad. No lo niego, me conmuevo hasta las lágrimas. Ellos me dicen que ya llamaron a mi novia y que nos invitan a cenar, todo por lo de ayer.
¿Qué pasó ayer?, todos tienen la misma mirada, como si me amaran, como si yo tuviera un encanto único (aunque una impertinente voz dentro de mí dice: "como si por lo menos lo tuvieras").
 En la cena todos nos divertimos, y siento una presión en el pecho, y sonrío sin tener tiempo de objetar: Un gozo enorme me llega ¿Es que soy ahora verdaderamente feliz, es que por fin todos me quieren?
Cuando volvemos a la casa ella me dice que ama la persona que soy ahora, que todos me amaban como nunca por lo de ayer.
Yo no sé qué pasó ayer, pero ayer es el mejor día del resto de mi vida.

                                                                    Fin

 

2 comentarios:

DUKE dijo...

creo q este es el mejor numero, dudaba al ver su corta duracion, apenas unos parrafos, pero concluye muy bien todo lo q queria expresar. definitivamente me gusto.

El Señor Dáltanos dijo...

Ah no bueno, coincido en que ha sido el mejor! No se si era tu intensión pero el final me gustó mucho porque leí en él una resignación, como un estar convencido de que no hará nada más brillante, que su vida será la misma a pesar de la intervención del "espíritu amigo", que sólo estando ausente de sí mismo y siendo otro conseguiría un día tan destacado.

Gestos de salutación!